Espinacas a la crema gratinadas

by - febrero 27, 2018

Espinacas a la crema gratinadas

Las espinacas y las acelgas son de las verduras que más me gustan. Maneras de prepararlas hay muchísimas, pero siempre hay alguna receta a la que le tienes más cariño.
Es la que traigo hoy, es la que hacíamos en casa de mis padres y que sigo haciendo actualmente. Me trae muy buenos recuerdos... cómo nos gustaba ese queso gratinado por encima. Yo siempre pidiendo ración extra.
Me gusta compartir esta clase de recetas, por lo entrañables que son a la par que sencillas y ricas. Estoy segura de que alguna vez habéis probado las espinacas de esta manera. Si no es así, no tardéis en hacerlas porque estoy segura de que os van a gustar.

       Ingredientes:

       - 600 g de espinacas
       - 500 ml de leche
       - 50 g de mantequilla (o aceite)
       - 50 g de harina
       - Sal y pimienta
       - Nuez moscada
       - Queso para gratinar


Espinacas a la crema gratinadas


Cómo preparar espinacas a la crema gratinadas


Lavamos las espinacas, las cocemos en agua hirviendo, las escurrimos bien y las reservamos. Es importante que estén bien escurridas. Puedes utilizar espinacas congeladas.
Cocemos los huevos en agua con un poco de sal, los enfríamos y pelamos.

Para preparar la bechamel: calentamos la mantequilla  a fuego suave y añadimos la harina. Damos unas vueltas durante unos minutos, vigilando que no se tueste.
Cuando tengamos el roux a punto, añadimos la leche templada poco a poco y lo mezclamos hasta que espese. Finalizamos salpimentando y añadiendo un poco de nuez moscada rallada.
Las cantidades de harina y mantequilla varían en función de lo espesa que se quiera la salsa.
Si te quedan grumos, no pasa nada, se pasa por el turmix y queda perfecta.

Espinacas a la crema gratinadas

Mezclamos las espinacas con la bechamel, no la mezclamos toda porque más tarde necesitaremos un poco. Preparamos la bandeja para el horno, ponemos la crema que teníamos reservada y luego las espinacas mezcladas.  Cortamos los huevos duros por la mitad y los ponemos repartidos entre las espinacas. En otras versiones los huevos se cuecen a la vez en el horno, a gusto del consumidor.
Esparcimos queso rallado por encima y gratinamos en el horno precalentado durante 5 minutos.

Espinacas a la crema gratinadas

Cuando este gratinado a nuestro gusto sacamos la bandeja del horno y servimos enseguida.
¿Qué os parece? Ese queso bien tostado y crujiente mezclado con las espinacas a la crema, es una verdadera delicia. 
Ah, y no nos podemos olvidar de un buen pan para acompañar al plato.

Espinacas a la crema gratinadas

LO MÁS VISTO...

27 Comentarios

  1. Yo las preparo de forma parecida y mis hijos sobre todo es como mejor se han comido espinacas y acelgas. La presentación que has hecho parece un cuadro, así no hay quien se resista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que rico gratinado de espinacas, este mediodia comeria estupendamente, que delicia de plato, hasta pena da tocar la bandeja, porque hasta la bandeja es bonita y con las espinacas dentro luce el doble si cabe, tienen que estar para repetir más de una vez....Bess

    ResponderEliminar
  3. Menudo platazo, las espinacas dan mucho juego,no sólo en cocina, sino que gustan mucho, un beset

    ResponderEliminar
  4. Pues no. Las espinacas o acelgas casi nunca las preparo con crema (ya sabes, calorías...), así que voy a lo práctico; hervidas y poco más.
    Nada que ver con esta rica crema gratinada que has preparado. Has conseguido hacer de un plato sencillo, una comida de domingo.
    Buenísima

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Silvia!! vaya, se ve que era típica en la cocina de nuestras madres, pues mi madre también hacía esta receta y yo la hago de vez en cuando también. Queda riquísima y muy suave gracias a la bechamel. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Silvia al contrario que tú, yo no tengo este plato como herencia de la cocina de mi madre, ella nunca lo hizo, fue cunado me casé cuando mi marido me enseñó a cocinarlo, y la verdad es que nos gusta con todo, precisamente lleva un par de días pidiéndome que se lo cocine porque ya hace tiempo que no se lo hago.
    Me gusta tu versión con huevos, nunca lo he hecho así, pero sobre todo a mi Santo, le va a encantar, el huevo duro le pierde.
    Besos, que pase una feliz. aunque gélida, tarde.

    ResponderEliminar
  7. Silvia a mí me encantan las recetas que tienen historia detrás, pero supongo que después de tanto tiempo de conocernos no te estoy descubriendo nada nuevo.

    Las espinacas me encantan. Además es algo casi genético porque a mi madre le sientan muy mal, como las acelgas, y nunca las ponía en casa. Yo con diez años ya se las estaba pidiendo y mi madre ponía cara rara en plan "esta niña qué se habrá pensado que es esto verde..." Pero al final me las hizo y ahí empezó mi idilio con ellas.

    Me encanta la receta que traes hoy, no me extraña que pidieras repetir porque tiene una pinta bárbara.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Tengo un problema...y es que no puedorrrrr con las espinacas...pero las acelgas sí me gustan, así que con tu permiso seguiré tu receta pero con éstas. Y con esa crema, y ese queso...puff...tiene que estar de vicio!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar
  9. Con la pinta que tienen se ven deliciosas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué rico palto, para disfrutarlo , poque ese gratinado se ve espectacualr. Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Pues qué ricas Silvia. Además me ha encantado la historia que lleva detrás. Así que, como me gustan tanto las espinacas y, en muchas ocasiones, hay que medio-camuflarlas para hacerlas en casa, creo que te "copiaré" la receta y las haré pronto :)
    Un besito grande!

    ResponderEliminar
  12. Hola Silvia, con espinacas y con coliflor, recetas parecidas, sencillas y que gustan y te hacen repetir. Hambre me ha entrado. Besets.

    ResponderEliminar
  13. Qué bien me vendrían para la comida de hoy. Muy ricas!!

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Silvia!

    Me encanta esta receta, tradicional, de las de toda la vida.

    Yo la preparo con nos taquitos de jamón y un puñado de piñones que para mi gusto le dan un toquecito de 10. Pero como últimamente tiro más para lo vegetariano, pues prontito estaré probando tu versión.

    ¡Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  15. Un clásico rico rico que en casa siempre vuela!
    Ando desaparecida pero con Polyanna de vacaciones no puedo con todo!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  16. Muy rico este plato! En mi casa no se le añadían huevos pero así es mucho más completo, sin duda, la próxima vez lo hago así.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Doncs, a diferència de tu, són les verdures que menys fem a casa les bledes i els espinacs.
    M'apunto aquesta manera de fer-los que segur que està boníssima.
    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  18. Que buenisima pinta tiene!!besos

    ResponderEliminar
  19. A mi me encantan las espinacas a la crema, pero mucho más me van a gustar cuando las vuelva a hacer e incorpore esos huevos cocidos, va a ser un plato completísimo y, además de rico, me va a abrir el apetito y tendré que repetir.
    Ha sido un placer visitarte.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  20. Hola Silvia! Me gustan las espinacas frescas pero la verdad que nunca las preparo cocidas... Cuando veo tu plato me quiero animar pero tengo malos recuerdos con ella, lo tengo en mis pendientes, me apunto tu receta a ver si me animo lo bastante jeje! Lo que sí me encanta es esa doble ración de queso que te ponías de pequeña, yo también jeje! Y la bechamel casera me chifla!! Un besito y muchos petonets!!

    ResponderEliminar
  21. Que ricas estan asi y muy completo este plato besos

    ResponderEliminar
  22. Mira que están ricas las espinacas y así preparadas son un placer. Un fuerte abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  23. Hola guapísima !!!
    No conocí las espinacas a la crema hasta que fui mayor, y te aseguro que me encantaron, porque es una verdura que da de si mucho y a quien le guste le da vueltas por su versatilidad en la cocina.
    Pero vamos, que tan completas como las tuyas no son las que como, eso del huevo cocido me ha gustado y encima le hace hasta bonito.
    Te copio la recetas y hasta me llevaba el pan, que los ojitos de la miga me están mirando jajaja
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  24. Hola Silvia, imponentes es como te han quedado estas espinacas con bechamel , y encima con su huevo duro para acabar de completar el plato. Las fotos son preciosas y reflejan lo buenas que han de estar. besos.

    ResponderEliminar
  25. Silvia, cuando una receta nos trae buenos recuerdos parece que uno la haga con especial cariño. Ese punto dorado tan bueno que le has dado lo hace completamente irresistible

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  26. De muy buena gana me comía yo, un plato de esas deliciosas espinacas gratinadas esta noche para la cena, se ven riquísimas!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias por venir y comentar. Me paso por vuestras cocinas a ver se cocina, seguro que cosas muy ricas :)
    ¡Feliz día!

    ResponderEliminar